GOLPE A LAS EXPORTACIONES

Bolivia vetó la importación de uva y vino de Argentina y Chile

Bolivia prohibió la importación de uva y vinos por tres meses, afectando envíos de Argentina y Chile

La medida tendrá una extensión de tres meses explicó el gobierno.

Es para proteger la producción local y apoyar al sector vitivinícola del país, informó el gobierno, en una medida que afecta los envíos de sus dos mayores proveedores en el rubro, Argentina y Chile.
La información fue propiciada por el Ministerio de Desarrollo Rural de Bolivia, que a través de un comunicado señaló que "se ha suspendido la entrega de permisos para la importación de esos productos del 27 de enero al 27 de abril, en tanto dure la cosecha de la uva a nivel nacional".
La decisión fue comunicada por el ministro de Desarrollo Rural, César Cocarico, durante una visita realizada en las últimas horas al departamento de Tarija, la mayor zona productora de uva, vino y singani en Bolivia, detalló la agencia EFE.
Además de la producción local, el mercado boliviano se nutre también de la uva y de vinos de Argentina y Chile.
La decisión de vetar la importación de esos productos beneficiará a más de 3.200 familias productoras de uva en 41 comunidades de las regiones de Tarija, Potosí, Cochabamba, Chuquisaca y Santa Cruz, explicó el ministro boliviano.
Bolivia tiene 3.500 hectáreas de uva que rinden una producción promedio de 55.867 toneladas, de las que un 60 % se destina como fruta al mercado local y el restante 40 % se usa en la producción del aguardiente singani y de vinos, según el Ministerio de Desarrollo Rural.

Más de Economía
El Banco Central licitó USD 300 millones para abastecer la demanda irrefrenable de dolar que cerró a $34.40.

DRAMATICA MEGADEVUALUACIÓN

El dólar superó los $34, a pesar del anuncio del Presidente

El dólar cerró hoy a $34,40 en promedio, con suba de $2,34 (+7,3%) en una sola jornada. En un año el precio del dólar escaló casi un 100%. La incertidumbre de los inversores y el escepticismo al Gobierno son los principales condimentos para la frenética corrida bancaria.