JUICIO AL EX JUEZ RAUL REYNOSO

Un testigo dijo que pagaron para perjudicarlo en una causa

El testigo Eliseo Mauro Nieves aseguró ayer que pagaron para perjudicarlo, aunque no dio precisiones de quién lo hizo, dio a entender que quien movió los hilos en su contra fue José Miguel Farfán, uno de los narcotraficantes beneficiados por el ex juez federal Raúl Reynoso.

El imputado Raúl Reynoso en las audiencias del juicio junto a su abogado Federico Magno.

El ex juez federal es el principal acusado junto a los abogados René Gómez, María Elena Esper, Arsenio Gaona y Ramón Valor, los empleados judiciales Néstor Acosta y César Aparicio, y la hermana de éste, Rosalía Aparicio. 

“Había alguien que estaba detrás de mi causa”, sostuvo Nieves, detenido en 2013 acusado de integrar una banda narcocriminal y fue defendido por Esper. Dijo que los honorarios de esta profesional los pagaba Farfán. 

Añadió que estando detenido lo visitó René Gómez, que era abogado de Farfán, para decirle que firmara el poder de una finca, que el mismo Farfán había puesto a su nombre, aduciendo que tenía problemas con su mujer.

Contó que tras esta oferta, llamó a su hermano y le pidió que averiguara en el Juzagdo Federal de Orán como estaba su causa y que tras eso Farfán fue a la finca de su hermano y lo amenazó, le dijo “que no se meta en la causa, que él estaba a cargo de eso”. 

El testigo trató de aclarar su inocencia (aunque ya fue condenado a 7 años por este mismo TOF, en febrero pasado, como partícipe secundario del transporte de más de una tonelada de cocaína). Dijo que en 2010 arrendó mil hectáreas a la madre de Farfán y así lo conoció y terminó siendo administrador de esta finca a cambio de un porcentaje de las ganancias de las cosechas. Sin embargo, aseguró que Farfán no le pagó durante tres años y puso a su nombre una camioneta y una finca. 

“Yo venía a ser utilizado acá”, insistió Nieves tras relatar que la camioneta la usaban tanto él como Farfán, y que cada vez que éste la usaba dejaba celulares y luego le pedía que los guardara. 

Por preguntas del fiscal Carlos Amad, recordó que estando detenido recibió la visita de una persona que le dijo que se quedara tranquilo, “que Farfán iba a arreglar” y luego su hermana le contó que ese mismo hombre le dijo a Esper que levantara una audiencia suya “porque había mucha plata”.

Nieves insistió en que notó que el sumariante también “estaba de acuerdo” con esa operatoria. “Eso es lo que yo ví”, afirmó; “entonces tiene que haber alguien detrás (...). La Gendarmería también está”, aseguró.

Añadió que en el Juzgado Federal de Orán Farfán tuvo un trato diferente al suyo, que veía que “todos los narcos salían”, “menos yo, (parece) que pagaban para que siga preso”.

Si bien dijo que no puede afirmar quién estaba detrás de esto, contó que no vio más a Farfán y que cuando iba a carearse con él, no pudo porque no lo llevaron. 

Contó que le dijo a Esper que iba a denunciar a Farfán, pero la abogada le aconsejó no iniciar nada, y le dijo que la finca iba a quedar para él. 

En septiembre de 2013 Gendarmería Nacional detuvo en Santiago del Estero a Héctor René Segundo con casi 400 kilos de cocaína. A pesar de que se determinó que Farfán iba adelante en funciones de “barrido y seguridad”, no pudo ser detenido.

Por pedido de Reynoso, la causa fue al Juzgado Federal de Orán. En diciembre Gómez, solicitó la exención de detención de Farfán lo que fue concedido por Reynoso el 21 de enero de 2014, sin siquiera solicitar sus antecedentes; algo que el magistrado hizo recién 9 meses después. 

Más de Judiciales
El abogado René Gómez, enojado por el largo proceso del juicio, reclamó que lleva cuatro años procesado.

UN AÑO Y MEDIO DE JUICIO

Enojo por el largo proceso contra el ex juez Reynoso

Tras una jornada con pobres aportes de los cuatro testigos que declararon, la nota destacada en el juicio que en el Tribunal Oral en lo Criminal Federal 1 se sigue contra el ex juez federal Raúl Reynoso, 4 abogados, dos empleados judiciales y la pariente de uno de ellos, dio ayer el abogado René Gómez, quien manifestó su enojo por la larga extensión del juicio oral.