PLANIFICAN EL ENCUENTRO

EL 12 se fijó la cumbre Trump con Kim Jongun

Hubo escenificación y luego anuncio. Primero, la eminencia gris del régimen norcoreano, un antiguo superespía envuelto en las tramas más oscuras de Pyongyang, entregó en mano al presidente de Estados Unidos una carta del Líder Supremo, Kim Jong-un. Después, sin leerla,

El general Kim Yong Chol (D), mano derecha del presidente de Corea del Norte, con el Secretario de Estado norteamericano Mike Pompeo.

Donald Trump consideró despejadas las dudas que mantenía y dio por bueno que el 12 de junio en Singapur se celebrará el histórico cara a cara con Kim Jong-un, que él mismo tumbó hace nueve días. “Habrá reunión”, afirmó.

Estados Unidos quiere que Corea del Norte acepte la "desnuclearización completa, verificable e irreversible" de la península de Corea.

La carta, el emisario y el presidente. Nada faltó en la escena ni siquiera la abismal desconfianza que aún provocan los agentes norcoreanos. Tanta que la misiva fue revisada por el servicio de seguridad presidencial antes de su entrega a Trump.

El recelo tiene sus razones. El enviado de Corea del Norte, Kim Jong-chol, es un viejo conocido de la inteligencia estadounidense. General de cuatro estrellas y perteneciente al círculo íntimo del Líder Supremo, dirigió durante años los servicios secretos de la hermética tiranía.

A su mando se atribuye el ataque perpetrado en 2010 contra la corbeta surcoreana Cheonan, que acabó con la vida de 46 marineros. Y también operaciones de hackeo a gran escala como la sufrida en 2014 por Sony Pictures para frenar la emisión de una película paródica sobre Kim Jong-un.

El objetivo de Washington es lograr la desnuclearización completa de Corea del Norte. Trump ofrece levantar las sanciones, conceder ayuda económica y avalar continuidad de la tiranía.

Más de Mundo
Keiko Fujimori pretende competir por la presidencia en el 2021.

CORRUPCIÓN PERUANA

Tras su liberación Keiko Fujimori quiere ser presidente

La Justicia del Perú ordenó este miércoles la liberación de Keiko Fujimori, principal líder de la oposición, que permanecía detenida en forma preliminar desde hace una semana investigada por presunto lavado de dinero.

En la Plaza de San Pedro, el Papa Francisco santificó a las dos reconocidas figuras católicas: Oscar Arnulfo Romero y el Papa Pablo VI.

ARZOBISPO ASESINADO

El Papa santificó al salvadoreño Oscar Romero y a Pablo VI

El Papa Francisco declaró santo ayer domingo a dos de los más polémicos personajes de la Iglesia Católica Romana del siglo XX, el asesinado arzobispo salvadoreño Oscar Arnulfo Romero y el Papa Pablo VI, quien se opuso abiertamente al uso de anticonceptivos en los años ‘60.