FIESTA TRÁGICA

Hubo casi 40 muertos por un atentado de terroristas en un boliche de Turquía

Turquía vive en el primer día de 2017 una gigantesca cacería humana extendida a todo el país, con la participación de al menos 17.000 agentes para capturar al responsable, que al parecer logró escapar tras causar una masacre que dejó 39 muertos, entre ellos 24 extranjeros.

La mayoría de los fallecidos eran extranjeros

La policía de Estambul difundió las imágenes del presunto asesino. De las fotos, capturadas del video de vigilancia, se puede ver a un joven con barba y cabellos negros. Tras la masacre, el atacante escapó y una búsqueda rigurosa está en curso en Turquía. Asimismo, otro ataque contra una mezquita dejó al menos dos heridos.

El atacante cometió el atentado con cómplices, según dijeron testigos, en el local nocturno Reina del céntrico barrio Besiktas de Estambul.

Entre los fallecidos hay siete de nacionalidad saudí, cuatro de Irak, tres de Jordania, dos de la India, dos de Túnez, dos del Líbano, una de Canadá, una de Siria, una de Israel y una de Bélgica; mientras que aún hay 4 cuerpos sin identificar.

Asimismo, hay al menos 69 heridos, tres de ellos muy graves y uno en estado crítico. La dinámica de lo ocurrido aún es incierta y los medios no concuerdan sobre el número de personas presentes a la 1.30 locales en el lugar, variando entre 500 y 800 personas.

El número de terroristas, que según todos los testimonios reunidos disparaban a quemarropa sobre la gente, no es seguro: desde un mínimo de uno, que al parecer llegó con un taxi luego puesto bajo secuestro, hasta tres.
Testigos hablan de atacantes vestidos de Papá Noel, pero una filmación de pocos minutos de una cámara de seguridad fuera del local muestra balas que rebotan sobre el techo de un auto y una figura, vestida de negro, encapuchada y con un arma, que entra corriendo en la discoteca.

Al menos uno de los terroristas al parecer logró huir y se lo busca en todo el país. Los atacantes mataron primero a un guardia en el ingreso, antes de comenzar a disparar sobre los clientes.

"Puso en la mira al agente de seguridad y luego disparó, y el hombre y una mujer que pasaba por allí cayeron a tierra", contó un joven de 22 años.

Para huir a la masacre algunos clientes se lanzaron a las aguas gélidas del Bósforo y luego fueron rescatados. 
Los testigos concuerdan en que, una vez que entraron, los terroristas disparaban "a quemarropa", sobre todos, sobre la multitud.

"Disparaban por doquier, como locos", contó a la CNN turca una mujer, herida en la pierna por un proyectil. Otro testigo dijo que las fuerzas especiales intervinieron llevándose a los supervivientes.

"Estaba de espaldas y mi marido gritó: 'Arrójate al suelo'. Estábamos cerca de una ventana y escuché dos o tres personas que disparaban. Luego me desmayé", explicó una mujer.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, reaccionó en caliente: "Están buscando crear caos, desmoralizar a nuestro pueblo, desestabilizar nuestro país con ataques abominables que ponen en la mira a los civiles. Mantendremos la sangre fría como nación y seguiremos más unidos que nunca, sin ceder a estos sucios juegos", escribió en un comunicado.

Durante la noche llegó la condena de la Casa Blanca, que en boca del vocero Eric Schultz habló de "ataque terrorista horrible" y ofreció ayuda a Ankara.

El departamento de Estado agregó que Estados Unidos es "solidario con su aliado de la OTAN, Turquía, en la lucha contra la constante amenaza del terrorismo".

Más de Mundo
Una limusina quemándose durante las protestas tras el juramento de Donald Trump como presidente en Washington D.C.

INEDITO JURAMENTO PRESIDENCIAL

. La llegada de Donald Trump a la Casa Blanca no fue fácil para la policía de Washington D.C. Hubo un despliegue inusual de fuerzas policiales antidisturbios que enfrentaron con violencia a los manifestantes, mientras Trump asumía el cargo de presidente ayer viernes.