TEMER RECURRE AL EJERCITO

Huelga de camioneros puso en virtual estado de sitio a Brasil

Una huelga nacional de miles de camioneros paralizó ayer gran parte de Brasil, y dio pié a que el presidente Michel Temer autorizara al ejército hacer uso de la fuerza para retirar a conductores y unidades estacionadas en carreteras y otros caminos.

El conflicto con los camioneros brasileños entró en su quinto día de protestas contra el aumento de los precios del diésel.

 La huelga que llevan adelante desde hace cinco días colapsa a la economía de Brasil. Los camioneros molestos por el alza en los precios del diésel suspendieron labores desde el lunes y se mantenían inactivos el viernes a pesar del anuncio hecho en la víspera sobre acuerdo entre el gobierno y los sindicatos de transportistas.

Temer, quien es sumamente impopular y está cerca de concluir su mandato, dijo el viernes en un mensaje a la nación que una “facción radical” de camioneros opuestos al convenio impide al país reanudar sus actividades. Señaló que las fuerzas militares fueron activadas, pero no dio detalles.

“No permitiremos que los hospitales se queden sin provisiones para salvar vidas”, dijo Temer. “No permitiremos que los niños sean afectados por el cierre de escuelas”.

El conflicto de los camioneros ayer entró en su quinto día sin que el gobierno de Michel Temer acierte con las medidas para poner fin a la huelga. 

Las dos decisiones que tomó resultaron insuficientes: la primera fue firmar un acuerdo con sólo algunos sindicatos de transportistas, lo que dejó afuera a las dos mayores las asociaciones: Abcam y la Confederación Nacional de Transportistas Autónomo.

La segunda medida, adoptada ayer, fue el decreto que habilita a las Fuerzas Armadas a sacar a los camiones de las carreteras. Procedieron a desbloquear una refinería en Río de Janeiro, que estaba rodeada; e hicieron otro tanto con dos centrales eléctricas y media docena de aeropuertos.

En las propias esferas oficiales se admitió que se buscó conseguir con la actuación militar “un hecho de alto peso simbólico”.

La crisis, a menos de cinco meses de las elecciones presidenciales, obligó ya a cancelar vuelos por falta de combustible en el aeropuerto de Brasilia, paralizó la totalidad de las cadenas de montaje de automóviles, redujo la actividad de grandes frigoríficos de esta potencia agropecuaria y provocó una disparada de precios de los carburantes y los alimentos.

"Accioné a las fuerzas federales de seguridad para desbloquear carreteras", dijo Temer en una breve comunicación desde el Palacio de Planalto, en Brasilia.

"Muchos camioneros están haciendo su parte, pero desafortunadamente una minoría radical ha bloqueado carreteras impidiendo que muchos camioneros lleven adelante su deseo de atender a la población", agregó, endureciendo el tono.

  • Manifestantes incendiaron un auto en la carretera en el marco de una huelga de camioneros en Brasil.
Más de Mundo
Al llegar a la frontera los adultos son procesados de cargos criminales y los separan de sus hijos. (Perfil)

INDOCUMENTADOS

Dos mil niños son separados de sus padres al ingresar a EEUU

Donald Trump, aseguró que su Gobierno continuará con la política inmigratoria de separar a las familias de inmigrantes indocumentados en la frontera con México. "Cuando detienes a los padres, tienes que quitarles a los niños", manifestó el mandatario en medio de la oleada de condena a esta política tanto dentro como fuera de Estados Unidos.

Lula Da Silva el ex presidente de Brasil está en prisión desd el 7 de abril pasado.

Un fallo de la Corte obligaría a otorgar la libertad a Lula

La Corte Suprema de Brasil emitió un fallo contra las prácticas de la Operación “Lava Jato” y por mayoría declaró inconstitucional la conducción coercitiva, el instrumento legal para que los investigados sean obligados a testimoniar por la fuerza, como hizo en marzo de 2016 el juez Sérgio Moro con el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Iván Duque y una simpatizante, durante la jornada de  votación.

ASUME EN AGOSTO

Iván Duque se impuso en la segunda vuelta en Colombia

El candidato derechista Iván Duque se convirtió ayer  en el nuevo presidente de Colombia con un 54,07% de los votos frente al 41,72 % del izquierdista Gustavo Petro, sobre un 96,99 % de las mesas escrutadas.