FELIPE VI DURO CON CATALUÑA

Huelga y tensión en España tras un polémico discurso del Rey

En medio de una masiva huelga general la tensión en Cataluña crece. El rey Felipe VI habló al pueblo español y cargó toda la culpa sobre el accionar del gobierno catalán al que acusó de deslealtad inadmisible. La polémica se alzó porque no dijo nada sobre la represión ni se solidarizó con las víctimas.

El rey Felipe VI de España calificó como ilegal y contrario a la democracia el referéndum independentista del domingo pasado en Cataluña.

En tanto este 3 de octubre comenzó una huelga general por tiempo indeterminado a la cual se plegaron casi todoso los sectores de la comunidad catalana. La jornada incluye también un "paro de país" respaldado por la UGT y CCOO, así como por las entidades soberanistas, en protesta por la actuación policial durante el referéndum suspendido por el Tribunal Constitucional.

"Estamos viviendo momentos muy graves para nuestra vida democrática. Y en estas circunstancias, quiero dirigirme directamente a todos los españoles. Todos hemos sido testigos de los hechos que se han ido produciendo en Cataluña, con la pretensión final de la Generalitat de que sea proclamada −ilegalmente−la independencia de Cataluña", inició su discurso el rey Felipe VI para hablarle a su nación que sigue visiblemente conmocionada tras la brutal represión ocurrida el domingo 1 de octubre. 

El monarca cargó sus críticas principales contra las autoridades catalanas a las que acusó de "fracturar" al pueblo y señaló que "Esas autoridades han menospreciado los afectos y los sentimientos de solidaridad que han unido y unirán al conjunto de los españoles; y con su conducta irresponsable incluso pueden poner en riesgo la estabilidad económica y social de Cataluña y de toda España."

Y subrayó: "es responsabilidad de los legítimos poderes del Estado asegurar el orden constitucional y el normal funcionamiento de las instituciones, la vigencia del Estado de Derecho y el autogobierno de Cataluña, basado en la Constitución y en su Estatuto de Autonomía."

Si bien habló de tristeza por lo sucedido durante la consulta popular no condenó de manera enfática la represión ni se solidarizó con las centenares de víctimas. "eE firme compromiso de la Corona con la Constitución y con la democracia, mi entrega al entendimiento y la concordia entre españoles, y mi compromiso como Rey con la unidad y la permanencia de España."

El gobierno español de Mariano Rajoy dispone de la potestad de intervenir y suspender el ejecutivo catalán de Carles Puigdemont y sus instituciones aplicando el artículo 155 de la Constitución. Una opción que el ejecutivo no ha descartado.

En una jornada de huelga general y manifestaciones, 700.000 personas protestaron en Barcelona -según cifras de la policía municipal- contra la violencia de las fuerzas del orden del Estado contra el referéndum de independencia del domingo, y que dejaron numerosos heridos -900 personas requirieron atención médica, según el gobierno catalán.

"Es una verdadera vergüenza (...) Un rey representa a un pueblo, a todos, no solo a una parte", dijo indignado Domingo Gutiérrez, de 61 años, tras ver el discurso de Felipe VI en un bar de Barcelona. "No ha dicho ni una palabra de los heridos. Imagino que para él no existen".

Una imagen de la movilización que ha partido de la plaza Universitat de Barcelona, este martes por la tarde.

 

El Rey contra el pueblo catalán

Gerard Mur, un periodista en paro de 25 años, reprochó que el rey "no se ha posicionado ni un poco del lado catalán". "No solo en ningún momento ha mencionado a las víctimas, sino que se ha enrocado mucho en el bloque constitucionalista", añadió.

Al grito de "¡Fuera las fuerzas de ocupación!", cientos de miles de personas se manifestaban este martes en Barcelona, en el marco de una huelga general para denunciar la violencia policial durante el referéndum de autodeterminación prohibido por la justicia, que agravó la crisis con el gobierno español.

Los transportes, los bancos, las instituciones oficiales del gobierno catalán y el pequeño comercio siguió el cierre patronal. Entre los manifestantes, reinaba la sensación de que los acontecimientos del domingo han hecho inevitable la ruptura con España.

Europa no mediará aun

Enzarzado desde hace años en un conflicto creciente con el gobierno del conservador Mariano Rajoy, el ejecutivo catalán llevó a cabo el domingo una consulta sobre la independencia pese a la prohibición del Tribunal Constitucional.

En un intento de impedirlo, policías nacionales y guardias civiles recurrieron a porras, patadas, empujones y balines de goma contra manifestantes decididos a votar.

Pese a todo, 2,2 millones de personas lograron participar en la consulta sin garantías legales. Ante el boicot de los partidarios del 'no', un 90% votó a favor de la independencia.

La Unión Europea (UE) y Naciones Unidas pidieron al gobierno de Rajoy que dialogue con el ejecutivo independentista catalán, que amenaza con una declaración unilateral en los próximos días.

Los comisarios europeos abordaron la cuestión este martes, pero descartaron mediar, reiterando su posición de que "esto es un asunto interno de España".

Felipe VI

 

Más de Mundo
Hondureños exigen que EEUU no apoye el fraude.

SIN RESULTADOS FINALES

Hondureños protestan frente a embajada de EE.UU. por fraude

Luego que el expresidente de Honduras Manuel Zelaya denunciara que Estados Unidos (EE.UU.) habría influido en las elecciones de su país, a favor del actual mandatario y candidato derechista Juan Orlando Hernández (JOH), las reacciones no se hicieron esperar.