CONFUSO ASALTO A UNA BASE

La cúpula militar despeja sospechas en torno a Maduro

Rodeado de tanques y cientos de soldados, el alto mando militar venezolano intentó ayer lunes despejar cualquier duda sobre su unidad en torno al presidente, Nicolás Maduro, tras un confuso asalto a una base que dejó dos muertos.

Participantes en una marcha a favor del gobierno venezolano, ayer en Caracas muestran su apoyo a la Asamblea Constituyente.

Encabezada por el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, la cúpula castrense apareció en la televisión oficial para refrendar su lealtad a Maduro; mientras aumenta el rechazo internacional al avance de la Asamblea Constituyente que impulsó el gobernante socialista.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, advirtió este lunes que no descarta romper relaciones diplomáticas con Venezuela "si esto sigue", si bien aclaró que espera mantener abierto "un canal de comunicación".

Estados Unidos, varios gobiernos de América Latina y bloques como la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea desconocen la Constituyente.

Pese a las críticas internas y externas, "tengan la certeza" de una Fuerza Armada "unida y con altísima moral", afirmó Padrino al entregar un nuevo parte sobre el ataque ocurrido en la madrugada del domingo, en el que participaron tres oficiales, uno de ellos activo.

En una comparecencia repetida luego en cadena nacional, lo acompañaban entre otros los generales Remigio Ceballos y Jesús Suárez, jefes del Comando Estratégico Operacional y del Ejército, respectivamente.

Tres tanques apuntando sus cañones al cielo, un blindado y soldados armados acompañaron la lectura del reporte, que confirmó dos atacantes muertos y tres militares heridos -uno de gravedad- durante la incursión en el fuerte de Paramacay, en la ciudad de Valencia (180 km al oeste de Caracas).

Padrino reafirmó que se trató de un "ataque terrorista" ejecutado por una veintena de "mercenarios pagados desde Miami por grupos de extrema derecha". Ocho hombres fueron detenidos luego de tres horas de combates y uno de ellos está herido.

Hackean webs y llaman a una protesta

Las páginas web de varios poderes públicos e instituciones del Estado venezolano fueron hackeadas este lunes por un grupo que se identificó como The Binary Guardians y que llamó a protestar contra el gobierno de Nicolás Maduro.

"Nuestra lucha es digital. Tú trancas (bloqueas) las calles y nosotros las redes", sentenció el grupo, en el mensaje que colocaron en todos los sitios web hackeados, entre ellos la página del Consejo Nacional Electoral, el Tribunal Supremo de Justicia y la Asamblea Nacional, informó la agencia de noticias EFE.

"Hoy más que nunca te necesitamos, soldado. Estaremos luchando por los derechos de todos los venezolanos a través de las redes, ustedes, pueblo valiente, ¡A salir a las calles y apoyar a estos valientes soldados! Esta dictadura tiene las horas contadas", arengó el grupo hacker. 

A través de una cuenta en la red social Twitter, el grupo de piratas informáticos informó que hackeó otras 20 páginas web oficiales, entre ellas la de la Compañía Nacional de Telecomunicaciones, el ente regulador de ellas, la Conatel, la de Presidencia de la República, el Seguro Social y el instituto de transporte, INTT. 

La misma suerte corrieron varios sitios web de los cuerpos de seguridad del Estado, entre ellos el de la policía científica, la Policía Nacional, el Ejército y la Armada.

El grupo The Binary Guardians dijo no temer "a nada ni a nadie", repudiar "la censura y los gobiernos corruptos" y se definió como un conjunto de luchadores "por la libertad y los derechos de las personas".

 

Más de Mundo
Jordi Cuixat y Jordi Sánchez.

POR DELITO DE SEDICIÓN

Encarcelan a referentes de la independencia en Cataluña

La tensión entre el gobierno central español y el regional de Cataluña aumentó luego de que la jueza de la Audiencia Nacional de España, Carmen Lamela, enviara a prisión sin fianza a los líderes de las organizaciones independentistas Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Ómnium Cultural, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, respectivamente, por el delito de sedición.