POLEMICO

Trump defendió las redadas antimigratorias

El presidente estadounidense, Donald Trump, defendió ayer el aumento en todo el país de las redadas para detener a inmigrantes sin documentos.

Donald Trump, sigue enfrentándose.

Recordó que fueron parte de sus promesas de campaña y argumentó que la mayoría de los que serán deportados son “miembros de bandas y traficantes de droga”.
Mientras, en México se realizó una multitudinaria protesta contra el millonario, convertido ahora en gobernante. 
Trump firmó el 25 de enero dos decretos migratorios que, además de exigir la construcción de un muro con México, pedían el aumento de fuerzas de seguridad para acelerar las redadas en busca de inmigrantes indocumentados, poniendo el acento en personas con antecedentes criminales, pero también en aquellos que tienen faltas menores sin sentencia condenatoria.
Esta decisión supone un endurecimiento de las deportaciones con respecto al Gobierno de Barack Obama, que daba prioridad a los inmigrantes sin papeles y con condenas criminales o delitos graves.
En los últimos días patrullas de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) aumentaron las redadas de inmigrantes indocumentados. Según testigos y organizaciones de derechos civiles, no sólo se deportaron personas con antecedentes, sino personas sin historial criminal.

Alemania 

El socialdemócrata Frank-Walter Steinmeier, ex ministro de Relaciones Exteriores y candidato de la gran coalición de gobierno en Alemania, que incluye a los conservadores de Angela Merkel, fue elegido este domingo presidente del país por mayoría absoluta en la Asamblea Federal. 
El nuevo presidente es un político que no comulga con Donald Trump. 
Steinmeier asumirá la presidencia del país, un cargo con funciones eminentemente protocolares, el próximo 18 de marzo.

Más de Mundo
Al llegar a la frontera los adultos son procesados de cargos criminales y los separan de sus hijos. (Perfil)

INDOCUMENTADOS

Dos mil niños son separados de sus padres al ingresar a EEUU

Donald Trump, aseguró que su Gobierno continuará con la política inmigratoria de separar a las familias de inmigrantes indocumentados en la frontera con México. "Cuando detienes a los padres, tienes que quitarles a los niños", manifestó el mandatario en medio de la oleada de condena a esta política tanto dentro como fuera de Estados Unidos.