MEDIO SIGLO DE CONFLICTO

Una ola de atentados en Colombia dejó un saldo de 7 muertos y decenas de heridos

Una serie de ataques con explosivos lanzados el fin de semana contra la policía dejó siete muertos y decenas de heridos en el norte de Colombia, en acciones que según indicios oficiales involucran a grupos del narcotráfico.

Investigan si este nuevo ataque tiene relación con un anterior.

Ayer domingo se conocieron dos nuevos atentados contra estaciones de policía, tras el estallido de una bomba dentro de una comisaría en Barranquilla que causó la muerte a cinco efectivos y heridas a 41 personas.

El Frente de Guerra Urbano del Ejército de Liberación Nacional (ELN) se atribuyó ayer la autoría de dicho ataque. "El ELN, en ejercicio legítimo del derecho a la rebelión, realizó la siguiente acción militar (...) se atacaron (sic) fuerzas policiales de la estación San José, en el sur de Barranquilla", detalló el grupo en un comunicado cuya autenticidad no ha podido ser comprobada.

Según el organismo, poco antes de la medianoche del sábado, un artefacto estalló en el puesto de mando de una aldea del municipio de Santa Rosa, en el departamento Bolívar, también en el norte del país.

Dos muertes
En esta acción perdieron la vida dos uniformados y otro resultó herido. La Policía detalló en un comunicado que la carga fue instalada en "el costado izquierdo" de la pequeña estación, que antes había sido "hostigada". 

La arremetida comenzó el sábado temprano con el estallido de la bomba en Barranquilla. Las autoridades señalaron a bandas del microtráfico o menudeo de drogas como posibles responsables.

"No tenemos la menor duda (de) que esto es una venganza ante tantos buenos golpes que viene dando la Policía no solamente al microtráfico de Barranquilla, sino por fuera", declaró el alcalde de la ciudad, Alejandro Char.

El atentado sacudió a este puerto del Caribe que se prepara para su tradicional Carnaval, y es el primero de magnitud que golpea a una de las grandes ciudades de Colombia en los últimos años.

Azotado por más de medio siglo de conflicto, el país tomó un respiro tras el acuerdo de paz con la guerrilla de las FARC, ahora convertida en partido político, y también por los esfuerzos del gobierno por alcanzar un pacto similar con los rebeldes guevaristas del ELN.

Aún impactada por lo ocurrido el sábado, Barranquilla fue nuevamente blanco de una acción contra la Policía este domingo.

Cuatro uniformados y un civil quedaron heridos tras otro ataque con explosivos contra una estación en el área metropolitana de esta ciudad de casi 1,3 millones de habitantes.

Según una fuente de la policía, las víctimas están fuera de peligro y aún se desconoce si el explosivo fue lanzado o activado a distancia.

Más de Mundo