Andrés Gauffín
Columnista invitado

QUEDAN LOS SÍMBOLOS

Cornejo al cuadrado

El juez de la Corte, Abel Cornejo, dirige desde hace unos días la biblioteca “Atilio Cornejo”, quien en sus días escribió un voluminoso y detallado libro sobre la genealogía de los Cornejo. La endogamia cerraría del todo si un ministro Cornejo lo hubiera puesto en posesión. Pero nada es perfecto en esta vida.

Por Andrés Gauffín para NDS |

Doctor Abel Cornejo

La “Atilio Cornejo” ya no es simplemente una biblioteca donde los investigadores y curiosos pueden consultar los  numerosos libros que, junto con su casa, don Atilio legó a la provincia. 

Como en su momento el Instituto San Felipe y Santiago o como el Instituto Güemesiano, se ha convertido en un espacio cargado de símbolos  donde su director ostenta desde su poltrona, su capital simbólico, más importante ahora que cualquier capital material.

No es pura casualidad que la asunción simbólica de Cornejo (Abel) al puesto de sucesor de Cornejo (Atilio), se concretara  justo en los días  en que el ingenio San Isidro, que fuera fundado por un Cornejo y dirigido por Cornejos hasta no hace tantos años, se tambaleara al borde de la quiebra.

No habrá ingenio, pero quedan los símbolos.

Se ve entonces a las claras porqué el ministro de la Corte de Justicia tenía tanto interés en dirigir la biblioteca, lo que muestra también de que pese a sus graves obligaciones judiciales  al hombre le sobra el tiempo para hacerse con un puesto donde ostentar su prestigio.

De todos modos sería un error dudar de la vocación historiográfica de Cornejo (Abel). El magistrado cumplió ya con uno de los requisitos indispensables para ser colocado en el panteón de los historiadores salteños: escribió un libro sobre el general Güemes y así se puso a la altura de Benardo Frías y de su discípulo Cornejo (Atilio).

Por eso había sido también previsible que el Ejecutivo lo nombrara en 2016 académico del Instituto Güemesiano, otra de las distinciones con que Urtubey rodeó de honores al magistrado de su predilección.

Se puede esperar también que el juez Cornejo (Abel) tenga los mismos objetivos de Frías y Cornejo (Atilio). La historia, han dicho los dos últimos palabras más, palabras menos, la escriben los  vencedores, los que conquistaron y ocuparon estas tierras. No es un relato para aquellos que nada tienen que conservar.

Poniéndolo en palabras de Frías, la historia la escribe la gente decente, aquella que, por única vez, vilipendió en los años 60, Gregorio Caro Figueroa en su libro “Historia de la Gente Decente”.

Pero  la designación de Cornejo (Abel) es más que el enaltecimiento simbólico de los decentes de Salta, y que un acto más de oficialización del más rancio conservadurismo salteño, tan del gusto de Urtubey. Es también un mazazo al principio republicano de división de poderes, perpetrado nada más que por un gobernador que se precia de constitucionalista y de un ministro de la Corte que alardea de resguardarla.

Tal vez sea la primera vez en la historia de Salta que un juez de la Corte es simultáneamente funcionario del Poder Ejecutivo.  Aunque no cobre un sueldo, Cornejo (Abel) figura ya en los organigramas del ministerio de Cultura y Turismo de la Provincia. Es integrante del Poder Ejecutivo.

 En su calidad de juez de la Corte, en teoría, Cornejo (Abel) debe fallar con independencia total del Ejecutivo. Pero en su calidad de director de la “Atilio Cornejo” depende jerárquicamente de quien le rodeó de tantos honores, el conservador Urtubey.

Puras pamplinas, pensarán ambos, frente a la historia de Salta. Frente a  la historia, claro, de la gente decente.

Más de Opiniones
La "patria celeste" puede calificar de apóstatas de la salteñidad a las mujeres que se movilizaron a favor del aborto legal. (foto: NDS).

Al infierno de la clandestinidad

Patria celeste

Cuando los opositores a la legalización del aborto abusaban de alusiones como “Salta defiende las dos vidas” o se identificaban con los colores de la bandera argentina, no sólo trataban como extranjeras indeseables a quienes impulsaron durante meses el proyecto.

Las mujeres de Quito se unen a otras organizaciones feministas, que reclaman por sus propias desaparecidas o asesinadas.

LAS MUJERES DE ECUADOR

Aquí como en Quito

Un centenar de mujeres más un gay suben por la calle Benalcázar de Quito portando de cabecera y de acera a acera el cartel “Vivas nos queremos”. Acaban de pasar por el ministerio del Interior de Ecuador, a donde reclamaron la renuncia del ministro Mauro Toscanini, denunciado por haber hecho nada para encontrar a María José Ponce (28) y Lirio Sofía Escobar (4), las últimas de una larga lista de desaparecidas en el país.

Una elegía para el periodista Luciano Jaime.

Periodismo vs. antiperiodismo

“Estaba completamente despeinado y sus lacios cabellos negros evidenciaban que de allí había sido tomado varias veces por sus captores. Morocho, fornido, de 1,70 a 1,72 de altura, el occiso tenía fracturado un brazo. No tenía ropa interior y vestía un viejo pullover color azul oscuro y un gastado y sucio pantalón vaquero azul…”