ALTO NIVEL DE ARSÉNICO

Afirman que el agua del río Pilcomayo no es potable

El asesor de la organización Chaco Proadapt, Luis María de la Cruz, estimó que por los niveles de arsénico y algunos metales pesados las aguas del Pilcomayo son no potables.

NDS |

El estado de contaminación del Río Pilcomayo, sería por el alto nivel de arsénico y metales pesados en sus aguas.

El técnico fue consultado por Nuevo Diario ante la investigación preliminar que inició el fiscal federal N° 2 de Salta, Eduardo Villalba, de oficio por algunas noticias que indicaron la posible conexión entre enfermedades oncológicas de personas de las comunidades ribereñas y el río.

En un análisis que realizó sobre informaciones registradas por la Comisión Trinacional para el desarrollo de la cuenca del río Pilcomayo, de la Cruz indicó que eligió un rango para analizar la situación del río entre enero de 2014 y septiembre de 2018.

Sin embargo, encontró que el último estudio registrado es el de noviembre de 2016, "Hay un elemento muy preocupante. Es la presencia de arsénico, en niveles de más del doble de lo aceptado por el Código Alimentario Argentino", respecto de los valores de referencia.

También detectó como otro de los elementos "muy alto" el cromo (en mayo de 2016), con valores superiores a los aceptados, aunque aclaró que cuando bajan las aguas el nivel de esta sustancia se normaliza. "El Níquel, el Plomo y el Selenio están también por encima de los valores aceptados, con rangos de hasta el doble de los valores de referencia", dijo al sostener que los elementos microbianos son altísimos, "aunque no se evaluaron en todas las campañas".

Sostuvo que en este punto, las aguas del Pilcomayo no son aptas para la bebida dado que por más que se potabilice eliminando los componentes microbianos (coliformes totales y fecales); mantiene niveles de riesgo en arsénico, níquel, plomo y selenio.
 
Ruptura del dique de colas

Explicó que en otoño de 2014 fue que se produjo la ruptura del dique de colas de la mina Santiago Apóstol, ubicada en Tacobamba, Bolivia.

De los valores obtenidos indicó que se pudo observar un  pico de contaminación en mayo y noviembre de 2015 y, al haberse producido la ruptura en época de aguas bajas, quedaron contaminados los lodos de las laderas del cerro y  sólo un poco de ellos llegaron hasta el río.

Por eso, en los estudios de 2014, los niveles de contaminación son bajos pero se nota un pico de contaminación en mayo y noviembre de 2015 por la creciente, a la altura de Misión La Paz. Pero sostuvo que, según los datos de la Comisión, en 2016 los valores se normalizaron. 

Al tomar ya los valores de noviembre de 2016, se dio con niveles muy altos de hierro y manganeso. Entendió que esto es normal dado que son "minerales que están asociados a las algas del río y al paso del mismo por una zona muy rica en hierro (el Aguaragüe)", dijo.

Más de Provinciales