DE SANTA VICTORIA ESTE

Afirman que el chico wichí que murió no necesitaba internación

El secretario de Servicios de Salud de la Provincia, Francisco Marinaro Rodó, indicó que Julio Chávez Mananses, el chico wichí de 16 años que falleció mientras iba a ver al médico en Tartagal, no tenía necesidad de ser internado y que era “normal” que fuese al domicilio y de allí al médico.

Francisco Marinaro Rodó dio sus explicaciones sobre el chico wichi que murió mientras viajaba al hospital de Tartagal.

El domicilio de Mananses era en Pozo El Mulato, en Alto La Sierra de Santa Victoria Este, desde donde viajaba hasta el hospital "Juan Domingo Perón", en Tartagal, para poder atenderse con el especialista a cargo de su situación: una malformación congénita que se detectó hace seis años y que se denomina "megacolon congénito".

Ante ello, Chávez había accedido a colostomía y era atendido por el pediatra de Tartagal, lo cual sucedió hasta los 14 años, cuando fue finalmente derivado al médico de adultos.

Como se había indicado con anterioridad, Chávez había nacido con un problema congénito, una cardiopatía que logró superar en su niñez. Pero al detectársele la segunda malformación congénita, es que se decidió derivar su caso a Tartagal en donde, ante la complejidad de la situación, debía viajar cada dos meses para contar con un control.

Aún quedaba concluir el procedimiento quirúrgico con un año contranatura a fin de concluir con el procedimiento. “Es normal que el paciente vaya al médico pero que esté en su domicilio una vez que la familia sabe manejar la bolsa colectora”, dijo Marinaro Rodó.

Chávez viajaba el miércoles en la madrugada, desde su domicilio a Tartagal, a fin de hacer las consultas al médico. Era uno de 11 hermanos que quedaron huérfanos.

Más de Provinciales
Vecinos de La Caldera afirman que empezaron trabajos de un acueducto sin consultar a nadie. (Foto ilustrativa).

PREOCUPACIÓN DE VECINOS

Desmontan en la ribera de un río por un acueducto en La Caldera

Vecinos de La Caldera alertaron sobre la situación que viven en estos días por la deforestación que realiza la empresa Supercementos, que tiene a su cargo la obra del acueducto norte que dicen beneficiará a vecinos de la zona norte de Salta Capital, Vaqueros, y el mismo municipio.