DOS TRABAJADORAS LLEVAN MEDIDAS DE FUERZA

Afirman que no hay voluntad política de solucionar el conflicto en Moldes

Las dos cesanteadas de la Municipalidad de Coronel Moldes que llevan tres semanas con medidas de fuerza estuvieron a un tris de que se destrabe el conflicto tras la intervención del Gobierno provincial, el viernes pasado, pero la intendenta Rita Carrera no aceptó.

En Moldes el corso se hizo frente a las cesanteadas.

Malvina Pachado y Magdalena Castillo continúan con medidas de fuerza.

Y es que el viernes hubo una audiencia de conciliación en la sede de la  Secretaría de Trabajo provincial, donde al no llegar a un acuerdo entre las ex trabajadoras y la Municipalidad intervino Miguel Calabró, secretario de Municipalidades, que propuso que la provincia enviaría dinero para completar el sueldo de Pachado y Castillo, quienes desde hace tres semanas iniciaron medidas de fuerza, primero encadenándose al edificio municipal y después con huelga de hambre de Castillo.

“Conseguimos una alternativa con el jefe de Gabinete (Fernando Yarade) quien nos dijo que la Provincia podía ayudar si hacía falta algún dinero para que las mujeres que llevan las medidas de fuerza vuelvan a ser contratadas y con eso terminábamos el conflicto. El sábado íbamos a levantar la medida de fuerza pero la intendenta desconoció al interlocutor de la Provincia (Calabró). Dijo que vaya Yarade o el gobernador si no, no arreglaba”, explicó a Nuevo Diario Juan Arroyo, secretario General de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE).

“No hay voluntad política de querer arreglar la situación”, agregó el sindicato. Las trabajadoras esperarán hasta el miércoles para ver si la Provincia ofrece algún otro tipo de solución al conflicto.

“No creo que Yarade tenga tiempo para estas cosas y para eso había puesto a Calabró, pero lamentablemente no sucedió así. La intendenta es muy soberbia y no quiere arreglar”, agregó.

Arroyo señaló que las mujeres durante el fin de semana “se corrieron a un costado” para que la Municipalidad armara el escenario para los corsos. 

En tanto, Rodolfo Zacarías  de Asamblea Permanente acompañó  ayer a las manifestantes. 

Más de Provinciales
La Infantería desalojó violentamente a la comunidad wichi de la ruta 54 y avanzó hasta las precarizadas viviendas del asentamiento.

HUBO VARIOS HERIDOS Y DETENIDOS

El gobierno reprimió a indígenas que pedían luz en La Curvita

Dos dirigentes detenidos, un gran número de heridos y una experiencia terrorífica, sobre todo para los niños, dejó ayer una acción de  Infantería de la Policía de Salta que desalojó a los tiros y golpes el corte que comunidades originarias mantenían en la ruta provincial 54 en reclamo de agua, alumbrado público y para la escuela.

Varios heridos integrantes de la comunidad La Curvita fueron detenidos heridos con balas de goma, tras el violento desalojo de la Ruta 54 en el Norte.

HERIDOS Y DETENIDOS EN LA RUTA 54

Violento desalojo de wichis que reclamaban hace meses que no tienen luz

Decenas de heridos por balas de gomas y detenidos causó el desalojo por la fuerza del corte de la ruta 54, camino a Santa Victoria Este. Infantería los reprimió con gases y balas de goma a familias de La Curvita y de otras 6 comunidades que pedían hace meses luz pública para su asentamiento y la escuela secundaria nocturna.

Integrantes de una organización indígena tomó la sede del IPPIS por viviendas.“Estamos aquí porque nuestras viviendas retenidas", dijeron.

PROTESTAN CONTRA ROMELIA DURÁN

Originarios tomaron el IPPIS en reclamo de obras de viviendas

Integrantes de la Organización de Pueblos Originarios del Norte Argentino (OPONA) tomaron ayer la sede del Instituto Provincial de Pueblos Indígenas de Salta (IPPIS) reclamamdo su Romelia Durán, su presidenta dé el aval para la construcción de 180 viviendas.