RECLAMOS A SAETA

Exigen a la AMT más controles de recorridos y paradores

Una de las preocupaciones para los usuarios del transporte urbano de pasajeros está relacionada con la falta de refugios y con el permanente incumplimiento por parte de los choferes al momento de parar en los puntos establecidos en los recorridos habituales.

Reclamos por los choferes no paran en los puntos establecidos y por la falta cartelería con indicadores de paradas.

Teniendo en cuenta los recurrentes reclamos en ese sentido, es que mediante un proyecto de resolución el concejal Matías Cánepa solicitó a la Autoridad Metropolitana de Transporte de la Provincia que se tomen todas las medidas que correspondan para que se invierta en refugios y asimismo se controle el cumplimiento de la detención de las unidades en las paradas por parte de los colectiveros.

El concejal informó que en la actualidad en nuestra ciudad hay más de dos mil paradas, y que solamente un porcentaje mínimo de éstas tienen refugios y muchas de ellas no tienen indicadores de parada. Agregó que en muchos casos éstas se encuentran en muy malas condiciones y con mala señalización.

Además Cánepa señaló que “Hay reclamos constantes de vecinos porque los colectivos en muchos casos no cumplen con su obligación de detenerse en las paradas y no sólo en las horas pico”, y advirtió que teniendo en cuenta que en la actualidad se dispone de tecnología para tener un control de todo el recorrido que hacen los colectivos, resulta fundamental  que la Autoridad Metropolitana del Transporte garantice dicho cumplimiento.

Más de Salta
En dos casos no se activó el protocolo del aborto no punible: una chica de 19 con retraso madurativo y de una nena de 12 años.

PROTOCOLO POR ABUSO DESACTIVADO

Dos embarazadas no tuvieron acceso al aborto no punible

Por denuncias que llegaron a Nuevo Diario se pudo conocer que dos chicas, una de 19 años y otra de 12 años, llegaron con su parto a término sin haberse activado el protocolo de aborto no punible que regía en la provincia hasta hace una semana, a través del decreto (ya derogado), 1170.