Este sitio utiliza cookies. Si sigues navegando por este sitio, aceptas el uso de las mismas. [ Acepto ] [ Política de cookies ]

CAYERON EN LA RUTA A CAFAYATE

Condenan a una banda que traficaba cocaína de Bolivia a Mendoza

Los hermanos Branco y Ezequiel Villegas cabecillas de una banda que traficaba cocaína de Bolivia a Mendoza oculta en un compartimento dentro del tanque de combustible de camionetas fueron condenados por el delito de transporte de estupefacientes agravado por el número de intervinientes.

Los hermanos Villegas llevaban a Cafayate 79 kilos de cocaína ocultas en el tanque de combustible de dos camionetas Amarok.
Los hermanos Villegas llevaban a Cafayate 79 kilos de cocaína ocultas en el tanque de combustible de dos camionetas Amarok.

El fallo del Tribunal Oral Federal 1, presidido por el juez Marcelo Juárez Almáraz y los vocales Marta Snopek y Federico Díaz, dictó condena para los Villegas y Cruz. La pena fue de siete años de prisión para los hermanos, mientras que Cruz fue condenado a siete años y cuatro meses de prisión.

La droga que traficaban era de un 90 % de pureza, la cual obtenían en Bolivia, para luego trasladarla a Mendoza por la zona oeste.

El 12 de diciembre del año pasado, Branco y Ezequiel Villegas, dos jóvenes hermanos mendocinos cayeron en un control de ruta, a 7 kilómetros de Cafayate.

Junto a ellos, también cayó detenido Rodolfo Cruz, un remisero jujeño, a quien contrataron para marcar el camino más seguro para transitar con una carga muy valiosa.

La condena llegó a instancia del fiscal general, Francisco Snopek, quien investigó el caso. 

El tribunal también dispuso el decomiso de dos camionetas VW Amarok, en las cuales llevaban 79 kilos de cocaína.

Durante la etapa testimonial, la fiscalía presentó a los testigos de cargo y también expuso las pruebas técnicas reunidas.

Al respecto, Snopek resaltó que los hermanos Villegas se contradijeron al dar a conocer el motivo de su viaje, incluso Cruz adujo que era el dueño de una finca en Mendoza y que regresaban de dejar empleados en Jujuy.

En vista de versiones contradictorias, los gendarmes trasladaron a los vehículos a su base operativa en Cafayate, donde descubrieron la droga oculta en los tanques.

Como resultado de las pericias realizadas a los teléfonos celulares de los acusados, el fiscal puso en evidencia toda la operación de tráfico.

Al momento de alegar sobre la responsabilidad de los acusados, el fiscal fue contundente y ratificó la acusación, mientras que en la etapa del juicio de censura solicitó duras penas para los imputados.

Llamativamente, el defensor oficial Nicolás Escandar -representante de los hermanos Villegas- adhirió al alegato del fiscal en todos sus términos, lo que sorprendió al abogado, Orfeo Magio, defensor de Cruz, quien ante la inesperada postura de la defensa, solicitó que el defensor ratifique su posición, tras lo cual intentó atenuar la situación de su cliente, pero no fue suficiente.

El tribunal se mostró firme en su veredicto, el cual fundamentó en base a los argumentos presentados por la fiscalía, la cual no dejó resquicio respecto al accionar de los acusados.

Las claves para desenmascarar la maniobra

Al fundamentar su alegato, el fiscal resaltó la declaración de uno de los gendarmes, quien comprometió a uno de los acusados al dejar expuesta una grave contradicción incurrida por Cruz, quien durante el debate sostuvo que había sido contratado como guía turista y que su trayecto era solo hasta Cafayate.

Para el fiscal era imposible sostener la versión de guía turista, tanto por la hora en que hacía su trabajo, a las 4:20 de la madrugada, como así también porque a los supuestos clientes, los hermanos Villegas, les era más fácil y menos costoso buscar un experto en Salta y no ir hasta la localidad jujeña de Yutos para contratar a Cruz.

Además, por la lista de ingresos y egresos de la Dirección General de Migraciones, también se pudo probar que Cruz tenía numerosas visitas a Bolivia, incluso los días previos a ser detenido, fecha que coincidió con los hermanos Villegas, quienes en esos días también cruzaron la frontera.

A través de una presentación digital, el fiscal mostró la secuencia de mensajes y audios mantenidos por los acusados, ya sea entre ellos mismos y con otros familiares. En algunos de ellos, la pareja de uno de los hermanos Villegas reveló que en su lugar de residencia, en Mendoza, corría el rumor de que ambos se habían ido a Bolivia y no precisamente "para adquirir bicicletas", sino que se trataba de un presunto hecho ilícito.

En algunos de dichos mensajes, los hermanos Villegas hablaron del miedo que tenían por la maniobra, aunque también se refirieron a los festejos que realizarían al terminar el golpe.

También detalló la tarea realizada por los acusados para ocultar la droga en el interior de los tanques de combustibles. "Lo hicieron de tal manera que no fue afectada y conservó el alto grado de pureza que tenía, el cual ascendía a un promedio de 90%", afirmó.

Respecto a las pericias realizadas a los teléfonos, la fiscalía indicó que se logró establecer cuántos días estuvieron los acusados en Bolivia, lapso en que se acondicionaron las camionetas con la cocaína, como así también la ruta que siguieron para regresar a Mendoza.

Estas pruebas fueron contundentes y llevaron a los acusados a ser condenados.

VER MÁS

Deportes


VER MÁS

Salta


VER MÁS

Judiciales


VER MÁS

El País


VER MÁS

Provinciales


VER MÁS

Te puede interesar


VER MÁS

Política


VER MÁS

Seguridad


VER MÁS

Mundo


VER MÁS

Cultura


Más de Judiciales
Llama la atención la no intervención del cuerpo de fiscales penales que sí intervienen en otros casos ante una “noticia críminis”.

ESPECULAN “NEGOCIADOS”

Todavía no se inició una investigación penal por la venta de plasma

El tema venta de plasma no generó la reacción del cuerpo de fiscales, cuando en otros numerosos casos que evidenciaban una presunta conducta delictiva, los fiscales penales iniciaron de inmediato investigaciones penales de oficio, y sólo con la “noticia criminis”.


ÚLTIMAS NOTICIAS