Este sitio utiliza cookies. Si sigues navegando por este sitio, aceptas el uso de las mismas. [ Acepto ] [ Política de cookies ]

DENUNCIADOS POR ABUSO SEXUAL

Juicio a Teruel: el tercer imputado desacreditó a una de las víctimas

Tal como estaba previsto, ayer, el juicio contra Marcos Lautaro Teruel y dos amigos por delitos de abuso sexual se reanudó con la incorporación de pruebas y la posterior declaración de Gonzalo Farfán, quien es juzgado por la denuncia de una joven que lo acusó por un abuso sexual ocurrido en la casa del músico.

Farfán declara frente a los jueces del Tribunal de Juicio.
Farfán declara frente a los jueces del Tribunal de Juicio.

Si bien se esperaba que Gonzalo Farfán hable y aclare su situación ante semejante acusación, el joven no fue del todo diplomático, pues no pudo evitar cierto desdén y hasta un poco de rencor hacia la denunciante, aunque literalmente dijo que no lo tenía.

Una vez sentado frente a los jueces de la Sala III del Tribunal de Juicio, Farfán comenzó por ratificar las declaraciones que brindó durante la etapa de investigación procesal. En las mismas, sostuvo que conoció a la denunciante en el año 2012.

Describió las actividades que desarrollaban juntos, por las cuales se hicieron buenos amigos, ya que tenían intereses comunes relacionados a diversas ramas del arte. Además, contó que también salían a correr y, de regreso, siempre la acompañaba a su casa, pues para él era como una hermana menor y afirmó que siempre tuvo con ella un vínculo de amistad y respeto.

Al ingresar al terreno de la denuncia en su contra, Farfán fue más incisivo y afirmó que la acusación surgió de “un error en los recuerdos de ella”, para luego ir más allá y aseguró que la joven “cuenta situaciones que no sucedieron y omite otras que sí”.

Farfán está acusado de abusar de una joven, a quien primero embriagaron junto a Lautaro Teruel y Silvio Rodríguez, para luego someterla sexualmente en una habitación de la casa del principal acusado, aprovechándose de que la joven si estaba interesada en Rodríguez.  La misma sostuvo que tras mantener relación con dicho acusado, Teruel y Farfán se aparecieron en el cuarto y abusaron de ella.

Sobre el asunto, Farfán buscó desacreditar a la joven y dio detalles de la supuesta memoria selectiva de la denunciante. Manifestó, por ejemplo, que jamás entró desnudo a la habitación porque una actitud así “no sería propia de él”, menos aún en la casa de Lautaro, ya que los Teruel son para él como una segunda familia.

Aseguró que a la habitación fue dos veces. Primero, para pedirle a Lautaro que le llamara un remis y, la segunda vez, para ofrecerle a la denunciante acercarla hasta su casa, como siempre lo hacía. Por supuesto, negó su participación en los hechos denunciados y afirmó que tras aquel episodio continuaron siendo amigos con la víctima hasta que ella se mudó a Buenos Aires.

Incluso reveló que aquella noche, se marchó de la casa con la joven y en el trayecto conversaron acerca de la reunión que tendrían la tarde siguiente en casa de Lautaro y que, efectivamente, se concretó horas más tarde, cuando se reencontraron en la pileta.

Quedó claro que, más allá de declarar su inocencia, Farfán buscó darle una mano a los Teruel, hacia quienes se dirigió en buenos términos. Aunque se trató de un buen gesto, existen dudas si el mismo surgió de manera espontánea o se trata de una estrategia defensiva.

Hubo reclamos por la denuncia subida en la red Facebook

En cuanto al posteo realizado en Facebook por la víctima respecto al abuso sexual sufrido en diciembre de 2018, Farfán reconoció que se molestó mucho con la denunciante y le recriminó que “se tomara con tanta liviandad” una acusación semejante y el hecho de hacerla pública.

Confirmó también que tras el escrache intentó contactar a la denunciante para exigirle una explicación. Dijo que logró hablar con ella telefónicamente y quedaron en reunirse, pero finalmente eso nunca ocurrió. No obstante, hizo referencia a cómo repercutió en su vida personal la acusación en su contra. Entre otros aspectos, manifestó que fue desvinculado de su banda musical, que era un proyecto muy importante para él, y que además perdió dos ofertas laborales, reproches que expresó con cierto resentimiento, aunque reiteró que no le guarda rencor a la víctima.

Finalmente habló de su consumo de alcohol y marihuana. Sostuvo que no bebe desde 2017, por decisión personal, y que lleva dos años sin consumir cannabis, entre otras cosas porque fue una de las condiciones impuestas para acceder a la tobillera electrónica. Aclaró que su consumo de marihuana siempre fue recreativo y controlado. Aseguró que nunca tuvo comportamientos desinhibidos ni agresivos con nadie.

“Quiero aclarar que soy inocente. Yo no me desnudé delante de nadie. No participé de ningún abuso ni permitiría que nadie hiciera algo tan aberrante. No sería propio de mí tener una actitud así”, reiteró. Por último, consideró que la denuncia fue injusta para los tres y que necesita que se haga justicia para recuperar su vida.

Farfán, como los otros dos acusados, sólo dio su versión y no aceptó responder preguntas del resto de las partes, lo que le quita cierto peso a sus dichos, pues se opuso a ser confrontado por la fiscalía y la querella sobre ciertos detalles del caso.

Cumplida ya todas las declaraciones, el tribunal decidió pasar a un cuarto intermedio hasta mañana jueves, oportunidad en que el debate se reanudará con los alegatos de las partes, instancias que será transmitida por el canal oficial de Poder Judicial en la plataforma web de Youtube.

 

 

 

VER MÁS

Deportes


VER MÁS

Salta


VER MÁS

Judiciales


VER MÁS

El País


VER MÁS

Te puede interesar


VER MÁS

Política


VER MÁS

Seguridad


VER MÁS

Mundo


VER MÁS

Cultura


VER MÁS

Provinciales


Más de Judiciales

ÚLTIMAS NOTICIAS