FEMICIDIO

La extinta Andrea Neri firmó un acta para visitar a su propio asesino

Un acta con fecha del 12 de diciembre del año 2015, en la cual Neri se hace responsable de su integridad física en las visitas privadas con Herrera, es el único elemento de defensa que poseen las autoridades carcelarias para alegar.

NDS |

Gabriel Herrera y Andrea Neri, mostrando su embarazo.

El escrito, sin embargo, no tendría mucho valor en comparación a la muerte de Neri, ya que por más que la joven haya firmado, el documento no se encuentra como requisito o condición de ninguna clase de protocolo, ni tampoco cuenta con otros informes complementarios, ya sean sociales, psicológicos o psiquiátricos.

La muerte de Neri, en circunstancias nada nuevas para las autoridades carcelarias, dejó en evidencia la ausencia de protocolos al respecto, ya que el acta firmada por la joven asesinada el jueves pasado fue ordenada por un funcionario de tercera línea, quien prácticamente no posee facultades para tomar decisiones de semejantes características.

Por ende, la responsabilidad penal de este caso podría ir mucho más allá de los funcionarios que el Gobierno provincial sindicó, y en quienes pretenden que se corte el hilo. Para ello, uno de sus nuevos socios políticos, el ex gobernador, Juan Carlos Romero, adelantó ayer una defensa del sistema penal al publicar a una ex integrante del servicio, quien trató denodadamente endilgar culpas a la Justicia.

Lo más llamativo es que la interlocutora elegida reconoció, pese a la función que cumplió en el penal, que la droga pasaba fácilmente desde el exterior adentro de la cárcel, siendo que su deber era evitar casualmente dicho delito.

Más de Judiciales
Los imputados gozaban de privilegios en la Unidad Regional 4, a cargo del comisario mayor José Antonio Cruz de Alto La Sierra.

DETENIDOS Y TRASLADADOS

. El juez ordenó el traslado a la alcaldía de la ciudad de Juan Verón, Luis Lamas y Pantaleón Mansilla, acusados de violación, quienes estaban alojados en el destacamento policial de Alto La Sierra (en Santa Victoria Este), a la Alcaidía General de Tartagal.

Primero se detuvo a la cabecilla de la banda apodada “La Gorda Lupe”, y luego a cinco cómplices.

UNA MUJER ERA LA CABECILLA

. Tras una investigación iniciada varios meses atrás, se pudo desbaratar una banda acusada de introducir y distribuir sustancias prohibidas en el Penal de Villa Las Rosas, además de comercializar las sustancias prohibidas en varios puntos de venta.

El aberrante hecho ocurrió en Santa Victoria Este en noviembre de 2015, cuando nueve hombres violaron a una nena wichi.

EL FISCAL PIDE INFORMES

. Un pedido de informe y repudios generó la versión que que Luis Fernando Lamas, Pantaleón Javier Mansilla y Juan Domingo Verón, tres de los nueve imputados por la violación, caminan en libertad por Santa Victoria Este cuando deberían estar presos.