Este sitio utiliza cookies. Si sigues navegando por este sitio, aceptas el uso de las mismas. [ Acepto ] [ Política de cookies ]

ESPECULAN “NEGOCIADOS”

Todavía no se inició una investigación penal por la venta de plasma

El tema venta de plasma no generó la reacción del cuerpo de fiscales, cuando en otros numerosos casos que evidenciaban una presunta conducta delictiva, los fiscales penales iniciaron de inmediato investigaciones penales de oficio, y sólo con la “noticia criminis”.

Llama la atención la no intervención del cuerpo de fiscales penales que sí intervienen en otros casos ante una “noticia críminis”.
Llama la atención la no intervención del cuerpo de fiscales penales que sí intervienen en otros casos ante una “noticia críminis”.

Ahora, sin embargo y pese a que el escándalo ya trascendió las fronteras de la Provincia, los representantes del Ministerio Público aún no reaccionan ante las denuncias de venta de plasma.

En su lugar, el ministro de Salud Pública, Juan José Esteba, tomó el toro por las astas, dispuso medidas para frenar esta maniobra y dispuso una investigación administrativa en torno a la empresa HemoSalta SRL, dirigida por un viejo conocido en Salta.

Se trata nada menos que Martín de la Arena, un médico devenido en empresario que estuvo envuelto ya en varios escándalos vinculados a negociados con la transfusión de sangre. El facultativo tampoco es un desconocido para la fiscal penal, Verónica Simense de Bielke, la estrella que tiene el Procurador General, Abel Cornejo.

Resulta que el 9 de septiembre de 2017, Simesen de Bielke, solicitó que Isabel Remis, Roxana Ponce y Rafael Fernández sean sometidos a juicio por los delitos de “lesiones gravísimas culposas, propagación de enfermedad peligrosa e incumplimiento de deberes de funcionario”, delitos por los cuales podrían recibir hasta 15 años de prisión.

El requerimiento de juicio de la fiscal fue el marco de una investigación iniciada a partir de la denuncia de una mujer, quien pidió que se investigue cómo fue que su hijo, de 11 años, se contagió de HIV en sesiones de transfusión de sangre por una enfermedad de leucemia, de la cual luego se curó.

En su pedido de juicio, la fiscal indicó que “las sesiones de transfusión, a las que era sometido el menor, se realizaban con unidades de sangre que eran suministradas por la empresa prestataria Hemovida SRL, en la cual Isabel Remis se desempeñaba en ese entonces como Gerente y además poseía el 95 % de las acciones, las que habían sido cedidas en octubre de 2010 por Martín de la Arena (90%) y Jorge Facundo Solá Avellaneda (5%), mientras que el otro 5% pertenecía a Magdalena García Baggi”.

La cesión del médico De la Arena, en tanto, siempre estuvo bajo sospecha, pues se especuló que podría tratarse de una maniobra para ocultar un negociado que, producto de otras denuncias mediáticas, sacaron ala  luz la contratación del estado con Hemovida SRL y la posible responsabilidad facultativa en la denuncia de contagio en perjuicio del menor.

Ahora, a 8 años de aquel escándalo, su nombre vuelve a aparecer en otro negociado con la transfusión, en este caso de plasma para la recuperación de pacientes con COVID-19. Pese a todos los antecedentes y elementos denunciados en las redes sociales, los fiscales penales parecen haber olvidado la facultad para entrar en acción, o bien, esperan a que el médico apuntado vuelva a cambiar de razón social o ceder las acciones a otro socio dispuesto a cargar con la persecución penal del caso.

VER MÁS

Deportes


VER MÁS

Salta


VER MÁS

Judiciales


VER MÁS

El País


VER MÁS

Provinciales


VER MÁS

Te puede interesar


VER MÁS

Política


VER MÁS

Seguridad


VER MÁS

Mundo


VER MÁS

Cultura


Más de Judiciales
Se constató la emisión y cobranza de cheques de caja, los cuales no fueron registrados como ingreso, lo que complica aún más a Patricia Argañaraz.

EN UN AÑO

Desde cuenta de ADP se transfirieron casi $ 6.000.000 sin autorización

De los informes bancarios surgió que el Fideicomiso recibió fondos desde la cuenta de ADP -desde el 23 de agosto de 2017 al 27 de agosto de 2018-, por una suma de $5.997.400, a pesar de que solo existió autorización para dos transferencias, por $1.400.000 y $2.500.000.


ÚLTIMAS NOTICIAS