REVELACIONES DE MAMÁS WICHIS

Maltrato y condiciones degradantes en la escuela de Misión Chaqueña

Una integrante de la comunidad wichi que acampa en la Plazoleta hace seis días, reveló que existen condiciones degradantes en la educación de su comunidad ."Es un desastre, nuestros hijos no aprenden a leer, no se expresan bien. Les exigen a estudiantes recoger leña, bajo amenaza de no darles la comida si es que se niegan".

NDS |

Una de las manifestantes wichis Gabriela Díaz, en la carpa del acampe promueve la firma de un petitorio y revela condiciones educativas degradantes.

Gabriela Díaz, una jóven madre wichi sostiene: "los hemos mandado a la universidad de Córdoba y de allá vuelven totalmente fracasados. Es por eso que las mamás decidimos levantarnos y luchar por una buena educación y el futuro de nuestros hijos”.

Hace 6 días que unos 70 wichis de la comunidad wichi de Misión Chaqueña acampan en la Plazoleta IV Siglos luego que la Ministra de Educación, Analía Berruezo, no se presentara a la reunión que tenían pactada el viernes 4 de este mes. El pueblo wichi permanecerá ahí bajolas inclemencias del tiempo exigiendo la designación en la dirección de una docente de la comunidad.

La vocera de la comunidad wichi Gabriela Díaz, en diálogo con "Todas las voces todas" de FM Noticias 88.1 Mhz, relató que el cargo de la dirección quedó vacante tras la jubilación del director anterior. Además expuso que el cuerpo docente está conformado por criollas y que eso genera que las y los niños no quieren asistir a la escuela".

“Dicen que la comida es muy mala, que le pegan a nuestros hijos, que salen y andan por ahí, está totalmente hecho un descontrol” y afirmó que son los mismos docentes quienes golpean a los estudiantes".

La mamá wichi contó también que existen casos de abusos sexuales ocultos. "Como madre yo viví eso, mi hija tenía 9 años, iba a 4to grado y los compañeros de 7mo grado la encerraron en el baño, nadie se dio cuenta, la directora me dijo que iba a arreglar este problema, pero la verdad es que nunca vimos un compromiso”.

También ratificó que docentes exigen a las y los estudiantes recoger leña, amenazando con no darles la comida si es que se niegan. “Muchas veces discutí con el director y con las maestras por ese tema. No solamente leña, los mandan a traer ladrillos, varillas, los obligan a vender bonos y rifas. Les dicen que si no traen leña no tienen para comer, no tienen para el té, no tienen para nada, que son malos chicos y la ministra no nos escucha".

Entre los distintos tipos de maltratos también enumeró la calidad de la comida. “Es un asco, a veces les sirven crudo o quemado. Hemos averiguado que hay fondos para la compra de estos productos y hace varios años que viene pasando esto, no sabemos que se hicieron con estos fondos”, aseguró.

Sobre la manifestación en Embarcación contra de la designación de la docente wichi Ana Delia Villafuerte: “Es muy triste ver a nuestros hermanos en contra de nosotros, dejarse manipular por el intendente Alfredo Llaya, los están usando y esos papás saben muy bien que la educación es muy mala, que es un desastre”.

Herrera, otra madre de la comunidad reafirmó estos dichos y agregó “Los chicos no saben nada, no saben leer ni escribir, no conocen los números. Si no traen una brazadita de leña no comen. No queremos más eso para nuestros hijos”, aseveró.

Aseguró que el intendente Llaya de Embarcación,  tiene conocimiento de la situación. “Nosotros fuimos y es una vergüenza que nos estén haciendo pelear entre nosotros, lo lamento mucho por mis paisanos, mis hermanos de la comunidad, porque ellos lo hacen por un plato de comida”, concluyeron.

Más de Provinciales
Partió la marcha de Kollas y atacamas desde San Antonio de los Cobres 165 Km. a pie a Salta por agua potable. Llegan el lunes.

LLEGAN EL LUNES A SALTA CAPITAL

Originarios de la Puna marchan a pie en reclamo por agua potable

Cerca de 50 originarios de la Puna salteña, partieron en la tarde de ayer, desde la Plaza Central de San Antonio de los Cobres con destino a Salta, en reclamo por la calidad del agua y pidiendo celeridad en la finalización del Acueducto El Acay.