Este sitio utiliza cookies. Si sigues navegando por este sitio, aceptas el uso de las mismas. [ Acepto ] [ Política de cookies ]

A PUERTAS CERRADAS

Sin fieles en la Catedral se renueva el Pacto de Fe y la procesión es virtual

Con misa a las 00.00 se comenzó a vivir la última jornada del Triduo del Milagro, que seguirá con la celebración central por la mañana de la Solemnidad del Señor del Milagro y por la tarde con la Renovación del Pacto de la Fe y procesión virtual.

Sin presencia de fieles y transmitido por redes sociales se renovará el Pacto de Fe con los Santos Patronos de Salta.
Sin presencia de fieles y transmitido por redes sociales se renovará el Pacto de Fe con los Santos Patronos de Salta.

Este 15 de septiembre la solemnidad del Milagro se vivirá en la intimidad de la Catedral a puertas cerradas y con los alrededores de la Plaza 9 de Julio vallada para restringir el acceso a los fieles por las medidas del asilamiento.

La programación se desarrollará todo de manera virtual. A las 07 horas, es la celebración de la Eucaristica; a las 10, la celebración Eucaristica Estacional; a las 17 se renueva el Pacto de Fidelidad y a las 18.30, se realiza la procesión virtual del Milagro.

Las celebraciones se las podrá seguir a través de la trasmisión del Facebook de la Catedral, el Arzobispado, del Gobierno de la Provincia y Youtube de la UCASAL.

Todo a puertas cerradas, sin presencia de fieles y transmitido por redes sociales. “Ayudemos a que la gente se quede en casa”, afirmó monseñor Mario Cargnello luego de desestimar la decisión de sacar las imágenes a la Plaza 9 de Julio.

"Dios no tiene miedo"

En el segundo día de Triduo, ayer se celebró la Misa Estacional de la Exaltación de la Santa Cruz, sin la participación de autoridades provinciales y municipales.

 Cargnello en su homilía  hizo referencia al mensaje del Papa Francisco en la encíclica sobre el llamado a la Santidad: “Alégrense y regocíjense en el Señor”, del 19 de marzo del año pasado. “En la historia de la Iglesia, la Cruz en un comienzo no era presentada, porque era un patíbulo humillante, era la muerte de los esclavos.

Por eso algunos autores paganos se burlaban, y no solo ellos, sino que el pueblo pagano se burlaba de los cristianos porque veneraban a un Crucificado.  La Cruz es escándalo dirá San Pablo: ‘Escándalo para los judíos y motivo de risa para los griegos, pero para nosotros es fuerza y sabiduría de Dios’”, arrancó el prelado.

“Las épocas nos exigen tonos nuevos o exigencias especiales, el Papa señala cinco, porque dice: ‘Nuestra época está marcada por la ansiedad nerviosa y violenta, por la negatividad y la tristeza, por esa asedia -pereza- cómoda, consumista, y egoísta, por el individualismo y por tantas formas de falsa espiritualidad sin encuentro con Dios que reinan en el mercado religioso actual’”. “Todavía no estábamos con el problema del coronavirus, pero el Papa un año antes anticipa esta realidad.  ¿Frente a ella qué tengo que dar yo? ¿Cómo vivir la santidad?”, señaló.

También hizo referencia a la violencia que se vivencia en las redes sociales e hizo un pedido de no sumarse a ella. Además, apeló a vivir con alegría y sentido del humor. “El santo es capaz de vivir con alegría y sentido del humor. Sin perder el realismo, ilumina a los demás con un espíritu positivo y esperanzado. Ser cristianos es gozo en el Espíritu Santo”, indicó.

En otro apartado habló de la audacia, que se alimenta de alegría, para vencer los individualismos y el pesimismo que quita la paz. “Dios no tiene  miedo y nos empuja a la audacia para anunciarlo. Tantos sacerdotes, religiosos, religiosas que dan su vida; los médicos, los servidores de la salud que en estos días nos muestran su capacidad de entrega”, sostuvo.

Sumó que la vida espiritual se vive en comunidad y de la importancia de la oración. “La santidad se vive con los otros, crece con los otros, alegrándonos de las virtudes de los demás y cultivando la paciencia frente a los defectos.  La santidad no crece en un estado de bienestar fruto de una cerrazón que nos aísla, la santidad se madura en la paciencia, en la convivencia, en la capacidad de crecer con el otro y nunca contra el otro. Es el mismo Señor quien nos ha dicho que todos sean uno”.

Por último, habló de  la oración: “El santo es una persona con espíritu orante, que necesita comunicarse con Dios. Trabajemos, luchemos en este tiempo por ser cristianos que testimonian al Señor sin miedo, conscientes que el mejor servicio que podemos dar en el tejido de la sociedad donde nosotros estamos trabajando es ofrecer esa agua refrescante del aguante, la paciencia y la mansedumbre, ese color de la alegría y sentido del humor, la fuerza de la audacia y el fervor, el abrazo de la comunidad y la mirada tendida al infinito que nos da la oración y que todo eso nazca del encuentro con Cristo en la Cruz”, finalizó.

VER MÁS

Deportes


VER MÁS

Salta


VER MÁS

Judiciales


VER MÁS

El País


VER MÁS

Provinciales


VER MÁS

Te puede interesar


VER MÁS

Política


VER MÁS

Seguridad


VER MÁS

Mundo


VER MÁS

Cultura


Más de Salta

ÚLTIMAS NOTICIAS